fbpx

En la actualidad, la conciencia por las consecuencias del cambio climático ha conllevado a hacer realidad el impulso inicial basado en la idea de construir viviendas sostenibles. En muchos espacios ya se aprecian modelos innovadores con el máximo aprovechamiento de todo tipo de tecnologías para la construcción de este tipo de vivienda.

Sin embargo, pese a la tendencia de cuidado medioambiental, no siempre está muy claro qué es una vivienda sostenible, cuáles son sus características y qué ventajas ofrece a quienes las habitan.

A continuación, vamos a analizar estos elementos con mayor detalle, para ofrecer información y conocimiento completo sobre lo qué es una vivienda sostenible. Además, te invitamos a echar un vistazo a la sección de consejos para que hagas de tu vivienda un lugar sostenible.

Qué son las viviendas sostenibles

En términos sencillos, las viviendas sostenibles son un tipo de inmueble que busca reducir al máximo el impacto sobre el medio ambiente.

Esta reducción se orienta tanto para la construcción y todos los aspectos relacionados a la misma (materiales, ubicación, estructura, etc.), como para el uso de la vivienda y las necesidades de habitabilidad de los usuarios (energía, agua, climatización, etc.).

El impacto de las viviendas ecológicas se mide a través de la denominada huella ecológica, que permite entender la construcción de inmuebles en términos de recursos naturales e impacto sobre el medio ambiente.

Tipos de viviendas sostenibles

En este sentido, existen diversos tipos de viviendas sostenibles. De acuerdo a los materiales, por ejemplo, es posible la construcción de casas de madera, casas sostenibles mediante el aprovechamiento de contenedores industriales y remolques, casas de ladrillos de tierra compactada, casas de adobe o barro y muchos más.

Otra forma de clasificar las viviendas sostenibles es por el consumo energético o las llamadas casas pasivas o passive house, que en lo fundamental buscan reducir al máximo el consumo de energía para el uso de la vivienda.

También encontramos las casas bioclimáticas, que buscan aprovechar al máximo los recursos naturales del entorno (corrientes de aire, ubicación del sol, árboles, etc.) a través de una localización y orientación adecuada.

Ventajas de las viviendas sostenibles

Parte del auge en la construcción y adaptación de las viviendas para hacerlas más sostenibles viene dado por todas las ventajas que ofrecen este tipo de construcciones.

Entre las principales ventajas de las viviendas sostenibles, conviene conocer las más relevantes:

  1. Ahorro en el uso de materiales más económicos. Esto permite una mejor planificación para la construcción de la vivienda. Además, una vez construida, la vivienda sostenible permite ahorrar en el pago de facturas en servicios como la calefacción o el aire acondicionado.
  2. Mejora el consumo energético. Esta es una de las principales ventajas de las viviendas sostenibles. Las construcciones planificadas desde la sostenibilidad permiten un ahorro sustancial en materia de consumo energético, que puede incluso ascender hasta un 90% si se compara con viviendas tradicionales.
  3. Reduce el impacto ambiental. Esta reducción se expresa desde el mismo proceso de construcción, donde se aprovecha al máximo los recursos circundantes, y se reduce la emisión de desechos contaminantes. Si se da el caso de una posible demolición, los materiales pueden ser desechados sin impactar negativamente en el ambiente.
  4. El mantenimiento es menos costoso. Esto es aplicable tanto para el aprovechamiento de las energías renovables como para las reparaciones de los materiales utilizados. En ambos casos resulta más económico y sostenible que en las viviendas tradicionales.
  5. Contribuyen a la salud de quienes las habitan. En especial dado que los materiales utilizados son naturales y no sólo no suponen ningún tipo de daño para el organismo, sino que ayudan a su cuidado.

Características de las viviendas sostenibles

Beneficiarse de este tipo de ventajas constructivas es posible atendiendo a ciertas características vivienda sostenible que se deben cumplir:

Construcción de viviendas sostenibles

Se tiene en cuenta el ciclo de construcción para reducir al máximo los desechos, la emisión de CO2 y el consumo de energía.

Por ejemplo, el uso de materiales disponibles en el área reduce la necesidad de transporte, además de que supone un aprovechamiento de los materiales que el mismo medio puede procesar sin necesidad de contaminación.

Utilizar energías renovables en el proceso de construcción también es fundamental para reducir al máximo el impacto en el medio ambiente.

Diseño de viviendas sostenibles

El diseño de viviendas sostenibles se realiza teniendo en cuenta las ventajas y características particulares del clima de cada lugar.

Para ello, se tienen en cuenta técnicas de arquitectura pasiva para aprovechar recursos como la incidencia del sol o la dirección y fuerza de las corrientes de aire, entre otras particularidades. Esto permite asegurar el confort interior de la vivienda.

En este tipo de diseños se tiene muy en cuenta la orientación de la vivienda, la ubicación de ventanas y puertas, la distribución de las estancias o la inclusión de elementos arquitectónicos funcionales para los recursos disponibles.

Materiales de viviendas sostenibles

Los materiales de construcción de las viviendas sostenibles deben ser ecológicos, naturales, reciclados o reciclables.

Los materiales ecológicos se integran a la construcción en su conjunto para mejorar toda la eficiencia energética de la misma, permitiendo la reducción de los desechos y mejorando la eficiencia total de la vivienda.

La huella de carbono se puede reducir simplemente mediante la correcta elección de los materiales de construcción.

Uso de energías renovables

Los usuarios de las viviendas renovables aprovechan al máximo el potencial de las energías renovables. Esto va de la mano de la reducción de la misma demanda energética.

Las viviendas sostenibles suelen integrar generadores de energías renovables, bien sea en la propia arquitectura de la vivienda, como en la arquitectura exterior de la misma.

Ubicación de una vivienda sostenible

La ubicación de la vivienda es fundamental para poder aprovechar al máximo los recursos disponibles en el entorno y optimizar los suministros energéticos evitando también pérdidas.

Además, la ubicación debe estar en armonía con el medio ambiente, integrándose en el conjunto de elementos sin perturbar el medio de manera negativa.

Consejos para hacer que mi vivienda sea sostenible

Ahora que ya conoces qué es una vivienda sostenible, cuáles son sus características fundamentales y las ventajas que ofrece, es oportuno saber cómo puedes contribuir a hacer de tu vivienda un lugar sostenible.

Ten en cuenta estos breves consejos:

  • Selecciona una temperatura constante de 25º para el aire acondicionado durante verano.
  • Recoge el agua de la ducha para reutilizarla en otras tareas, como regar las plantas o fregar el suelo.
  • Usa bombillas LED.
  • Los electrodomésticos A++ reducen el gasto energético hasta un 80%.
  • Puedes instalar placas fotovoltaicas, ya que las energías renovables reducen mucho el impacto ambiental.
  • Utiliza un correcto aislamiento en las ventanas para mejorar el uso de calefacción o aire acondicionado.
  • La temperatura de la calefacción entre 19º y 21º es ideal para el invierno.
  • Apaga los dispositivos eléctricos y electrónicos cuando no se usen y desenchufa los que no deban estar conectados.
  • Recurre al uso de limpiadores no contaminantes, como el vinagre, el bicarbonato, la sal o el zumo de limón.
  • Prioriza el uso de pinturas ecológicas.
  • Recicla y reutiliza todo lo que puedas.

Con esta serie de consejos, conseguir una vivienda sostenible se te hará mucho más fácil ¡Solo hay que tomar ciertos hábitos a diario que harán tu hogar más ecológico! No sólo estarás contribuyendo al bienestar del planeta, sino también a la salud de la humanidad.

5/5 - (1 vote)