963360153

Comprar un piso es una decisión importante para cualquier persona y familia. Muchas veces miramos páginas y páginas hasta que decidimos cuál es nuestro piso perfecto en el que vamos a vivir o en que vamos a invertir. Esta decisión nadie la toma a la ligera y mira cada detalle con detenimiento para que nada falle.

A la hora de comprar un piso, todos miramos su precio de compra y que la vivienda se adapte a lo que buscamos, pero no siempre nos paramos a pensar en otros gastos que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un piso más allá que el propio piso. En este post te contamos qué otros gastos puedes tener cuando compras y que seguramente no habías pensado.

Al comprar un piso hay que correr con unos gastos determinados. Desde luego que el gasto más fuerte a la hora de comprar un piso es el propio piso, pero no es el único. A los gastos de compra también hay que añadir otro tipo de gastos. El notario, el registro y la gestoría son gastos obligatorios en los que se suele gastar una media de unos mil quinientos euros.

Otro gasto que hay que tener en cuenta en el momento de comprar un piso son los impuestos. Los impuestos son obligatorios, pero es necesario saber que no se pagan los mismos impuestos si se adquiere una vivienda nueva a si se compra una vivienda de segunda mano. La solicitud de hipoteca también lleva consigo una serie de gastos añadidos que no tendríamos que invertir si decidiéramos o pudiéramos comprar la casa al contado.

Una buena forma de saber aproximadamente cuánto dinero se suele gastar en los trámites y gastos asociados a la compra de una casa es calcular entre un 10% y un 15% del valor total del inmueble. Es sin duda la cuenta más vieja que hay que emplear y que nos muestra un pequeño esquema a la hora de hacer números.

Hay que tener en cuenta que hay algún gasto fijo por lo que no se puede negociar como es el caso del notario y del registro. En 1989 el Gobierno estableció un arancel fijo para los notarios de 450 euros por lo que todos los notarios de España cobran lo mismo, aunque pueden hacer un descuento máximo del 10%. El registro también es fijo y quedó establecido en 224 euros.

La gestoría en cambio sí que puede variar y sólo es necesaria en el caso de pedir una hipoteca cuando queremos comprar un piso. Este servicio no tiene regulados los honorarios por lo que el precio dependerá de las tarifas de la misma. Suele rondar entre los 200 y 350 euros, pero el precio puede variar. Además, la gestoría puede solicitar una previsión de fondos para poder pagar los trámites.

A la hora de comprar un piso es necesario hacer el cálculo del 10- 15% de su valor y calcular nuestras posibilidades en base a ello. Muchas veces pensamos que sólo hay que pagar por el valor del piso y cuando llega el momento de compra nos damos cuenta de que no habíamos prevista lo demás. Contar con una buena inmobiliaria que te asesore es fundamental en estos casos.

Compártelo: