Oportunidad de inversión

Con el incremento de los alquileres en España en los últimos años, invertir en vivienda para después arrendarla se ha convertido en una opción cada vez más atractiva para muchos de los que disponen de liquidez y quieren sacarle una buena rentabilidad. Según un estudio dado a conocer hoy por Sociedad de Tasación, la rentabilidad media en el alquiler en nuestro país para el ciclo 2014-2018 ha pasado del 5,5% al 8,1%. Es decir, ha crecido un 46% durante el periodo, más del doble que los precios de la vivienda, que se han incrementado un 17,8%.

Con el acceso a la vivienda en propiedad muy difícil por el incremento de precios, el estancamiento de los salarios y las trabas a la financiación, a muchos sectores sociales, como los jóvenes, no les queda otra opción que alquilar. Una solución que, pese al nuevo Real Decreto del alquiler, se está complicando cada vez más por sus elevados precios. En el tercer trimestre de 2018 acumuló un incremento interanual del 14,5%, después de haber superado la cota del 18% en algunos momentos de 2016, según datos de idealista.com. Estas subidas, malas para el inquilino, espolean, sin embargo, el negocio de los arrendadores, que ven en el alquiler “un negocio con una buena rentabilidad en comparación con otros productos financieros con similar nivel de riesgo”, según explica Sociedad de Tasación en su último informe de tendencias del sector inmobiliario de enero.

 

Crecimiento ajustado del precio de compraventa

El estudio de Sociedad de Tasación sobre el ciclo en el sector, analiza también el comportamiento de los precios de compraventa en el periodo 2014 y 2018, cuya conclusión es que el crecimiento de los valores se centra casi en exclusiva en Madrid y Barcelona. Durante el periodo analizado, el promedio en las capitales de provincia, incluyendo a las dos ciudades más grandes del país, pasó de 1.994 euros el metro cuadrado en 2014 a 2.348 euros en 2018, lo que representa un incremento del 17,8%. Pero si se excluyesen ambas ciudades, le evolución del valor medio del resto de capitales se sitúa cercana a la que ha experimentado el PIB de España en el mismo periodo 2014-2018, lo que sería indicativo de un crecimiento de los precios ajustado a los fundamentales de la economía, con la excepción de las dos grandes capitales, resume el informe.

Para el periodo analizado por Sociedad de Tasación, el valor medio de los precios de la vivienda nueva en Madrid ha pasado de 2.663 euros el metro cuadrado a los 3.404, lo que supone un incremento del 27,8%. En el caso de Barcelona, el aumento ha sido del 33,5%, desde los 3.129 euros hasta los 4.178. La tasadora, no obstante, ha observado que “de los datos analizados se desprende cierta fatiga en el aumento de los precios de las dos grandes capitales, Madrid y Barcelona. En otras capitales, como Málaga o Palma de Mallorca, se observan aumentos superiores a los del año anterior”.

 

www.larazon.es

Puntua este post
Compártelo: